imagen etiqueta por querer a venezuela
boton articulos boton declaracion de principios boton fondo venezolano de ahorros boton de interes nacional boton programa de gestion politica boton reglamento
 
 
 

Urge a éste Gobierno Afrontar con Seriedad… El Problema de la Galopante Inflación Monetaria.


Breves y sencillas notas sobre la INFLACIÓN… La INFLACIÓN es una enfermedad propia de las economías no productivas. En nuestro país, la INFLACIÓN hizo notoria su presencia a la llegada del segundo mandato del presidente Pérez. En ese período de gobierno, se basó el ilusionista “crecimiento económico”, en un desmedido GASTO PÚBLICO IMPRODUCTIVO, que fue absorbido por compras e importaciones superfluas e inútiles, y por la endémica presencia de la CORRUPCIÓN. La INFLACIÓN es una enfermedad de la economía que atenta directamente contra los más pobres, y contra aquellos nuevos adquirientes de bienes y servicios que, entran al mercado consumidor (los más jóvenes). La INFLACIÓN, si bien es cierto influye sobre toda la cadena de consumo, esquemas de precios y  al final contra los consumidores; atenta en menor grado y proporción, contra aquellos grandes tenedores de BIENES que, para proteger su poder adquisitivo, no hacen más que, trasladar el costo inflacionario a los bienes ya obtenidos.              De ahí que, la INFLACIÓN, no es más que un perverso impuesto que, quien de hecho lo sufre, es quien menos tiene, ya que no tiene bienes, donde traspasar la perversa INFLACIÓN. De ahí que, la INFLACIÓN es directamente proporcional a la POBREZA. En Venezuela, debido a que la mayor parte de sus grandes ingresos, son generados de la exportación de un mono producto dotado por la naturaleza, cuyo valor agregado es muy pobre, donde su producción, y niveles de ingresos son muy altos, no proporcionales al esfuerzo de la Nación. Se generan así, en la economía grandes distorsiones debido a las grandes cantidades de dinero que, al ser introducidas sin disciplina alguna a la economía de la Nación, no encuentran equidad en la adquisición de BIENES y SERVICIOS nacionales. De ahí que, al existir más dinero que bienes que adquirir, se eleva la enfermedad social de la INFLACIÓN. Se elevan los niveles infecciosos de la CORRUPCIÓN, y los posibles beneficios de los altos precios petroleros, se fugan por la vía de las IMPORTACIONES de bienes básicos y superfluos que, atentan directamente contra la ya disminuida producción nacional. Al final de éste perverso esquema, solo nos queda lidiar con más POBLACIÓN y con más POBREZA. Este gobierno mal llamado “revolucionario”, que; ha hecho grandes esfuerzos propagandísticos, en distanciarse de la mal llamada “cuarta República”. No es más que, el mejor exponente de esa mal llamada “cuarta República”, solo que más primitiva. Si llevamos el tema de la INFLACIÓN, a los actuales momentos: nos encontramos que, las mismas causas y vicios sociales que llevaron al traste a nuestra economía en la mal llamada “cuarta República”, están más vigentes que nunca, pero elevados en forma exponencial. El actual gobierno, ha hecho más frágil la economía de la nación, y a su población, más dependiente de la producción extranjera.              Al extremo que casi el 70% de los ingresos petroleros se desvanecen por la vía de las IMPORTACIONES, y la CORRUPCIÓN. Quedando tan solo una pobre proporción de los ingresos, para los gastos sociales y de infraestructura, vitales para el crecimiento de la Nación.     De ahí, el enunciado: en la URGENCIA de la actual administración de gobierno, en atender con seriedad la galopante INFLACIÓN MONETARIA. Para eso es necesario que, en lo que le queda al actual mandatario de gobierno. Debe: Primero, disciplinar urgentemente el gasto público. Redimensionar el desaguadero de sus mal estructuradas “misiones”, que si bien es cierto podrían tener un componente de buenas intenciones, no son más que un perverso medio de traspasar fondos a otras naciones, a costa de las necesidades de Pueblo Venezolano. Segundo, debe incrementar la inversión en INFRAESTRUCTURA, a los efectos de poder generar valor agregado (mano de obra productiva), y así producir BIENES y SERVICIOS, donde pueda drenar, efectiva y disciplinadamente los altos ingresos de exportación petrolera. Tercero, debe respetar la autonomía del Banco Central de Venezuela, como el ente controlador de la POLÍTICA MONETARIA, absteniéndose de la emisión inorgánica de papel moneda, sin el debido respaldo en divisas. Cuarto, debe renunciar al sistema de la “utilidad monetaria”. Sistema perverso éste, mediante el cual, se re-inyectan a la economía mediante gasto público, el producto de la INFLACIÓN, disfrazado de una seudo “utilidad”, que no hace más que, generar  INFLACIÓN, con la inyección de más INFLACIÓN. Quinto, debe ya, acabar con la enorme corrupción e indisciplina del sistema de administración de divisas “CADIVI”. Este clon de “recadi”, no es más que un perverso ente de ineficacia y corrupción que, retrasa y encarece las importaciones propias que requiere la economía nacional. Sexto, debe renunciar al inapropiado instrumento de persecución al PRODUCTOR, tildándolo de “antipatriota” “acaparador”, y un sinfín de sandeces que emite éste gobernante. Séptimo, debe limitar y disciplinar el dispendioso gasto armamentista que, no es más que un perverso desaguadero de divisas que, solo favorecen a unos pocos, de los llamados “perros de la guerra”. Octavo, debe invertir más, y en mejor Educación, inversión social ésta que, genera muy buenos dividendos. Ante todo, debe entender éste gobierno, y su mandatario que, debe generar CONFIANZA. Asunto éste que, no es difícil de transmitir, en un país dotado con las potencialidades de ésta MARAVILLOSA NACIÓN. Si éste desaprovechador e ineficaz gobernante, lograse asumir éstas nobles y modestas recomendaciones. Contener su nefasta incontinencia verbal, y asumir de una vez por todas que: la gestión de gobierno, es una función temporal, donde no hay tiempo que perder, en ilusorios y trasnochados delirios personalistas. Es posible, que en breve tiempo, podamos reducir en un dígito ó más, la INFLACIÓN más grande del planeta.

HOMER RODRÍGUEZ

6 de Mayo de 2.008

 

 

 

 

 

 

Ventana actual: La galopante inflación monetaria

 

 
gente trabajando por querer a venezuela
Boton de acceso a correos cpanel Boton de acceso a panel de control
Bitacora web, marca comercial de ente creador de esta página web
imagen barra rapida de botones de por querer a venezuela logo politica de educacion